Precios de autos quedan "congelados" para no superar el tope de los $2,5 millones y no pagar impuesto al lujo

Precios de autos quedan "congelados" para no superar el tope de los $2,5 millones y no pagar impuesto al lujo
Con la inflación, más autos 0Km quedan cerca del gravamen. A qué estrategias recurren las automotrices para no perder contra el tributo
Por Guillermina Fossati
13.04.2021 18.58hs Autos

Los precios de los auos 0Km vienen aumentando todos los meses, y las consecuencias se sienten en el mercado: hoy, para acceder a un modelo nuevo, hay que pensar en desembolsar $1.250.000, que es el auto más económico.

Eso implica que se estará accediendo a un vehículo de entrada de gama con el mínimo equipamiento de seguridad y tecnología. Los mismos modelos, más "completos", ya superan los 1.500.000 de pesos.

Las subas se fueron acelerando en los últimos meses, con incrementos que en las pick ups y los SUV, algunos de los modelos que más crecen en ventas, promedian los $500.000 o u$s6.000 al tipo de cambio blue.

Como consecuencia, cada vez son más los vehículos que quedan cerca de pagar el impuesto interno, un gravamen que desde el 1 de marzo se aplica a partir de los $2.500.000, y que en términos reales es de 25% (la alícuota es del 20%); y que para la segunda escala es a partir de los 4.550.000 pesos.

Actualmente, aunque parezca demasiado elevado si se compara con los salarios, este precio es común en el mercado y cualquier SUV chico o auto mediano tiene esa cotización en los concesionarios. Como resultado de esta presión que sienten las marcas, muchas vuelven a "freezar" sus valores para evitar el "gran salto". Esto quiere decir que pueden mantener varias versiones cerca del tope a fin de no pagar el impuesto, y a costas de perder rentabilidad.

Los modelos de autos "topeados"

Una marca que nunca quiso que sus modelos de origen nacional tengan que pagar el impuesto interno fue Peugeot, ahora del grupo Stellantis (resultado de la unión de PSA –Citroën,Peugeot,DS- y FCA –Fiat,Jeep,Chrysler,RAM,Dodge-)

La marca fabrica en el país el 308, 408 y el nuevo 208. El caso más representativo es el nuevo 208, un modelo que revolucionó la categoría de los chicos con un gran diseño y renovada plataforma, fabricado en El Palomar. Este vehículo tiene un precio en las versiones tope de gama, las Feline Tiptronic y Allure Tiptronic, de 2.426.300, es decir, los dos con diferente equipamiento tienen el mismo precio.

Peugeot 208, el auto chico más nuevo del mercado.
Peugeot 208, el auto chico más nuevo del mercado.

Lo mismo sucede con el 308. Tanto la versión Feline naftera, como la diésel, las dos tope de gama, tienen un valor de 2.426.300, lo mismo que el más chico, el 208, y uno de ellos con el plus de tener el motor más económico y fiel del mercado de los diésel, que es el HDi de Peugeot. El 408 diésel tiene el mismo valor que el 308.

Peugeot 308 y 408, de fabricación nacional, no pagan el gravamen.
Peugeot 308 y 408, de fabricación nacional, no pagan el gravamen.

En el caso de Citroën, que forma parte del mismo grupo, el modelo de producción nacional que es el C4 Lounge también tiene tope: $2.426.500 para tres versiones, tanto con motor diésel como naftero, igual que sucede con el Peugeot 308 y 408.

Chevrolet Cruze, fabricado en Argentina, no paga impuesto interno.
Chevrolet Cruze, fabricado en Argentina, no paga impuesto interno.

Otro modelo de origen nacional que todavía no fue impactado por el impuesto interno pero que está al límite es el Chevrolet Cruze.

El mediano que se ofrece en versión sedán y hatchback, producido en la planta de Alvear, provincia de Santa Fe, tiene sus opciones tope de gama en $2.511.900 y $2.586.900. Por ahora, nunca el Cruze tuvo que pagar este gravamen, aunque si lo hacen otros modelos importados de la marca.

En Fiat, el auto de producción nacional, el Cronos, tiene un precio máximo de $2.100.000, por lo cual tiene margen para seguir aumentando sin pagar impuesto, pero el que está al límite es el 500, con su versión full en 2.572.100.

En Toyota, el Corolla, el sedán mediano más vendido, ya está afectado por el impuesto interno, un cambio que se aplicó hace algunos años después de recurrir al "topeo" para evitar el cambio de precio. Por otro lado, el que se mantiene, es el Yaris, que tiene un valor máximo de 2.300.000 pesos.

SUV con tope

En el segmento de los SUV chicos, uno de los que más crece en ventas, es donde también hay marcas que decidieron no pasar el escalón de los $2.500.000 para evitar el impuesto interno.

En esta categoría se encuentran Ford Ecosport, Citroën C4 Cactus y Renault Duster. Los competidores más vendidos como Chevrolet Tracker, Nissan Kicks en su nueva versión, Jeep Renegade y Volkswagen T-Cross y Nivus, ya pasaron los $3.000.000 en sus versiones más equipadas.

Ford Ecosport, no paga impuesto interno.
Ford Ecosport, no paga impuesto interno.

En el caso de Ford Ecosport, los precios van desde los $2.010.000 hasta los 2.511.000 pesos.

Citroën C4 Cactus, otra de las más vendidas, tiene un valor que arranca en $2.300.600 hasta los 2.426.500 pesos.

Citroën C4 Cactus, otro SUV que está en el
Citroën C4 Cactus, otro SUV que está en el "freezer" y no paga impuesto al lujo.

Por su parte, el Renault Duster, que antes de mitad de año se renovará, tiene un precio que arranca en $2.038.000 hasta los 2.483.000 pesos.

Renault Duster, antes de la llegada de la nueva generación, se mantiene sin impuesto.
Renault Duster, antes de la llegada de la nueva generación, se mantiene sin impuesto.

También Captur, de la misma marca del rombo, tiene precios que rondan los $2.500.000 y en este caso son cuatro las versiones que se encuentran en $2.483.000, el mismo valor que la Duster, que es el SUV más chico de la marca.

El 2008, el SUV más chico de la marca, también tiene un tope en las dos versiones más equipadas con el mismo precio: 2.426.300 pesos.

Peugeot 2008, un SUV sin impuesto al lujo.
Peugeot 2008, un SUV sin impuesto al lujo.

En el caso de los SUV medianos, no quedaron opciones en el mercado con valores por debajo de los $3.000.000. Hasta 2020, Jeep tenía una versión de entrada de gama del Compass sin tener que pagar el tributo, pero a partir de este año ya no pudo esquivarlo.

Lo mismo pasa con Toyota SW4, fabricada en la Argentina, que está afectada por el segundo escalón y tiene un valor por encima de los 5.200.000 pesos.

Utilitarios, la única excepción

Por ahora, la única excepción que existe en el mercado donde no se tiene en cuenta el impuesto en utilitarios, ya que no aplica a la categoría. De todos modos los precios de estos modelos están cada vez más caros y su aumento siguió el ritmo de los autos en los últimos meses, con subas de $500.000 o u$s6.000 al tipo de cambio blue en mucho menos de un año.

Además, para llegar a una versión mediana doble cabina 4x2 base, hay que pagar desde $3.000.000 promedio, mientras que las full ya superaron los 5 millones de pesos.

Autos en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído