Argentina se queda sin autos Porsche, Hyundai y hasta Chery: hace 7 meses que 28 marcas no pueden importar

Argentina se queda sin autos Porsche, Hyundai y hasta Chery: hace 7 meses que 28 marcas no pueden importar
Por las trabas a las importaciones, casi 30 automotrices se encuentran con modelos detenidos en la aduana y sin poder cumplir con las entregas a clientes
Por iProfesional
19.04.2021 16.19hs Autos

Las trabas a las importaciones están generando serios problemas a la industria automotriz, y mientras repuntan las ventas de autos nacionales, los que vienen de otros países tienen cada vez más problemas para llegar a los concesionarios.

Así lo expresaron las empresas asociadas a la Cámara de Importadores y Distribuidores Oficiales de Automotores (CIDOA), quienes reclaman por la incertidumbre en la que se están desenvolviendo y reclaman pautas confiables que les permitan desarrollar su actividad con previsibilidad y mantener su fuerza laboral comercial, administrativa y técnica en medio de un contexto complicado debido a la pandemia del COVID 19.

Las empresas que forman parte de la entidad y que tienen más problemas son Alfa Romeo, Jaguar, Land Rover, Mini, Porsche y Volvo, que importan muchos modelos de Estados Unidos y Europa; las japonesas y coreanas Hyundai, Hino, Isuzu, Kia, Subaru y Suzuki; y las chinas BAIC, ByD, Changan, Chery, DFSK, DFM, FAW, Foton, Geely, Great Wall, Haval, Jac, JMC, Lifan, Shineray

"La incertidumbre reinante impide a las empresas asegurar el abastecimiento y dar certeza a los clientes que recibirán en tiempo y forma las unidades adquiridas así como los repuestos para las numerosas unidades que constituyen su parque automotor", expresan.

Mientras que la industria automotriz está repuntando este año, en el cual se proyectan vender unas 450.000 unidades, los importadores aseguran que no han recibido un solo permiso de importación de vehículos desde hace siete meses.

Las terminales automotrices también tienen faltantes de insumos.
Las terminales automotrices también tienen faltantes de insumos.

Por otro lado, reclaman más certidumbre teniendo en cuenta que tienen larga trayectoria en el país y el 90% pertenecen a empresarios argentinos, generando empleo directo para 8600 trabajadores en 176 concesionarias y 311 talleres de postventa.

"Entre todas en 2020 representaron tan solo el 2% de los patentamientos y en su mayor auge alcanzaron el 5% haciendo un promedio de 3% anual, lo cual no implica amenaza alguna para las inversiones y empleo de las ensambladoras locales sino una complementación que enriquece la oferta al consumidor, generando una competencia que evita cartelizaciones", aclaran.

Reclamos

En este contexto, desde el sector se reclama al Gobierno medidas para garantizar el ingreso de autos al mercado. Entre algunos de los puntos se destaca:

  • Exponer con claridad los criterios empleados para el otorgamiento de Licencias No Automáticas en el sector automotor.
  • Habilitar en tiempo y forma las Licencias No Automáticas consentidas por la Secretaría de Industria a cada marca para el año 2021. Habiendo transcurrido ya el primer trimestre del año, no se ha recibido el porcentaje comprometido así como tampoco les fue posible a alguna de ellas ingresar la totalidad de las unidades que la Autoridad había consentido para el 2020.
  • Facilitar el despacho a plaza de las unidades que están en puerto, en especial las que ya fueron pagadas a las casas matrices y que por ende el Estado no debe erogar divisas. Mantenerlas en puerto alimenta el desabastecimiento, caldo de cultivo para sobreprecios en perjuicio del consumidor.
  • Hacer más ágil y amigable el proceso de la operatoria, en el que intervienen la Secretaría de Industria, la AFIP, las entidades financieras intermediarias y el Banco Central para la aprobación de las transferencias.

"CIDOA comprende la necesidad del Gobierno de recomponer su balanza de divisas para afrontar compromisos externos y aportar a la confianza y la estabilidad de la economía en medio de las restricciones que impone la pandemia y las condiciones reinantes como consecuencia de tres años seguidos de recesión. En virtud de ello y con criterios de contribución con la Nación, adecuándose a los criterios del Ministerio de Desarrollo Productivo en la asignación de disponibilidades, sus asociadas han programado menos operaciones que las que posibilitan su potencial y la capacidad del mercado de absorber sus productos, aun sabiendo que en condiciones regulares, el volumen de las actividades que desarrollan no agrega dificultad a la balanza de pagos", explican desde la entidad.

Concesionarios entre el dilema de vender o cuidar su stock por no poder reponer.
Concesionarios entre el dilema de vender o cuidar su stock por no poder reponer.

Por otro lado, aseguran que "Las demoras en la operatoria exponen a las asociadas a CIDOA a contingencias judiciales por retraso en las entregas o falta de repuestos para cubrir las garantías y hasta complican la relación con sus casas matrices ya que deben explicar o afrontar sanciones por incumplimiento de los compromisos mínimos establecidos en los contratos".

Sobreprecios

Además de generarse faltante de stock en varios de los concesionarios de las importadoras, uno de los problemas es que esto deriva en sobreprecios.

Muchas de las marcas son de alta gama, pero también existen compañías que venden modelos más masivos y que por la falta de stock se generan problemas en los precios de ventas.

Un dato para destacar es que la situación también termina afectando a fabricantes locales que importan algunos autos, tanto del Mercosur como extra-Mercosur, los cuales al tener restricciones terminan con grandes incrementos en los puntos de venta. Un caso puntual ocurre con el modelo Volkswagen Nivus, que de un valor de $2.300.000 de venta oficial, supera en todos los concesionarios los $2.800.000.  

Alberto Príncipe, presidente de la Cámara de Comercio Automotor -CCA- explicó que muchos concesionarios están recibiendo autos en forma de "goteo", y que al ser un mercado de oferta y demanda, es difícil evitar que los valores se cumplan.

"Los mercados comerciales funcionan con acuerdos de oferta y demanda. Si la oferta está superada, los precios van a variar de acuerdo al interés de compra de su momento", comentó. Luego agregó: "El problema para los vendedores es de reposición, porque al momento de comprar el auto nuevo, los puntos de venta se encuentran con la imposibilidad de hacerlo porque estos ya volvieron a aumentar", agregó.

Perspectivas

Según datos oficiales, el año pasado cerró con una caída interanual del 25,5% del número de patentamientos de vehículos (fueron 342.474 unidades, de acuerdo con Acara, la entidad que nuclea a las concesionarias), en un escenario marcado por una cuarentena estricta que implicó el cierre total de las concesionarias y de la actividad de los registros por más de un mes. Para 2021, la expectativa a esta altura del año es que las ventas reboten y crezcan un 35%, con lo cual se llegaría a las 452.000 unidades, una cifra apenas inferior a la marca de 459.592 patentamientos del año 2019.

Por otro lado, en las terminales, se entusiasman con un año de recuperación en la producción que podría llegar hasta el 50% interanual. Según estimaciones de la consultora Abeceb, las terminales locales podrían superar las 400.000 unidades, por encima de las 273.000 de 2020 y de las 336.000 de 2019. En los primeros tres meses del año, según los datos de los fabricantes nucleados en Adefa, se produjeron 65.980 unidades, con un incremento interanual del 35,3 por ciento.