El misterio de los supermercados mayoristas: por qué se apaga su furor en plena disparada de la inflación

El misterio de los supermercados mayoristas: por qué se apaga su furor en plena disparada de la inflación
El 2020 cerró con números similares al 2019 pero pronostican una desaceleración para este año si la situación epidemiológica no mejora
Por María Caamaño
17.04.2021 17.55hs Economía

Los supermercados parecen ser los verdaderos ganadores de la pandemia. Pero no todo el sector: lo cierto es que los canales mayoristas, lejos de evidenciar un crecimiento cerraron el 2020 con números al borde del rojo y ante un alza en las ventas en el primer trimestre de este año, las nuevas restricciones ponen un nuevo freno y ya advierten por una caída en la facturación para el 2021.

Y es que el comercio mayorista parece resistirse a las ventas e-commerce y al proceso de digitalización que trajo la cuarentena.

Según el último informe del Indec las ventas a precios corrientes en la Encuesta de Autoservicios Mayoristas sumaron un total de $4.032 millones en enero, lo que representa un incremento de 8% respecto al mismo mes del año anterior; en tanto que a precios constantes sumaron un total de $15.610 millones, con una mejora de 36,3%. "Este año empezamos con muy buen movimiento, pero esta medida nos pondrá un parate difícil de recuperar", indicó Victor Fera, presidente de la Cámara de Distribuidores Mayoristas de Argentina (CADAM) y dueño de las firmas Marolio y Maxiconsumo.

"Los números de facturación son similares a los del 2019. Ante esta segunda ola, a diferencia del año pasado, no vemos que la gente haya venido a stockearse", explicó Fera. Es que en marzo del 2020 hubo un pico de ventas producto del miedo al desabastecimiento de ciertos productos ante la llegada del Covid al país. "La gente ya sabe que no va a faltar mercadería e imagina cómo será una nueva cuarentena", aclaró.

Según los datos de Alberto Guida, ex presidente de Cadam y actual director comercial de Micropack Mayorista, "el 2020 fue un año que se mantuvo en cuanto a volúmenes de ventas. Hay que tener en cuenta que los primeros meses del año se vendió el doble por miedo a lo que iba a pasar pero eso fue cayendo drásticamente hasta fin de año, nivelando volumen".

Pese a la alta inflación, los supermercados mayoristas no esperan capitalizar el momento

Ahora, ¿por qué a pesar de ser un negocio esencial que se mantuvo operativo los 365 días del año las ventas fueron descendiendo?. "La principal causa tiene que ver con el poder adquisitivo de la gente que se fue deteriorando. La segunda razón, el avance del e-commerce con las grandes cadenas lo que resto consumidores", detalló Guida.

Es que, mientras las grandes cadenas supermercadistas afianzaron en 2020 su sistema de venta online, las cadenas mayoristas parecen rehacías a implementar un sistema de comercialización que llegó para quedarse a un nuevo mundo post pandemia.

"Otro de los factores que hizo que las ventas fueran en caída tiene que ver con el proceso de precios máximos, la entrega cuantificada fue critica. Hoy te entregan la mitad de la mercadería y eso inevitablemente hizo que los negocios de cercanía cayeran y son uno de nuestros principales clientes", explicó Guida.

Ventas online

Otra de las razones que puede explicar el estancamiento del sector parece estar en la falta de digitalización de sus sistemas de ventas. "No podés entrar de un día para el otro a una plataforma de e-commerce. Necesitas un software muy sólido. No tenemos plataformas y sistemas tan sólidos como las cadenas de los supermercados internacionales", explicó Gauda al respecto.

Para Fera si bien la mayoría de las cadenas no comercializan online hay otros sistemas que se han visto incrementados en pandemia. "Muchos venden de forma telefónica, una modalidad que sumó adeptos el año pasado", explicó.

Hay que tener en cuenta que para las cadenas mayoristas el principal comprador fue siempre el minorista, es decir el dueño de un supermercado pequeño o almacenes y recién en los últimos cinco años los consumidores finales empezaron a tomar relevancia. "Muchos creen que el comercio online es algo momentáneo y no entienden que es una forma que, en mi opinión, llegó para quedarse", agregó Gauda.

Los supermercados mayoristas se resisten al migrar al ecommerce

Hay otro punto que los especialistas destacan como causante de una potencial caída en las ventas. "El corazón de nuestro negocio está en la venta de azúcar, café, yerba, fideos secos y la realidad es que las municipalidades durante la pandemia distribuyeron estos productos a las familias, por lo que inevitablemente cayó el consumo de estos productos", concluyó el especialista.

La frase "el futuro es incierto" no podría estar mejor aplicada hoy. "Veníamos con buenas ventas hasta marzo, pero este parate sin lugar a dudas será un golpe para el sector", reconoció Fera.

Para Gauda, todo dependerá de que pase con la situación epidemiológica y las decisiones que se tomen a nivel gobierno. "Si se trata de medidas momentáneas, puede que las ventas este 2021 igualen a las del 2020, ahora de empeorar la situación estaremos muy por debajo de los números del año pasado. Porque esta vez no hubo un boom de ventas", sostuvo.

Temas relacionados
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído