04.12.2021

De controles de precios y clima de negocios pro-inversión

De controles de precios y clima de negocios pro-inversión
Sólo con una mayor credibilidad en el mediano plazo, puede operar el círculo virtuoso de la economía y lograr un aumento de la inversión privada
Por Flavio Ernesto Buchieri*
22.10.2021 09.26hs Management

Es consenso entre los economistas profesionales y empresarios que el único camino para que el país pueda abandonar la crisis secular que en lo económico (y político, en consecuencia) viene arrastrando desde los años 2012-2013 reside en mejorar el clima de negocios, generando las condiciones para que aumente la inversión privada.

Con ella, la economía comenzará a crecer, aumentará el empleo, los salarios y se reciclarán los planes asistenciales en mayor ocupación, entre otros efectos.

Asimismo, se reducirá el déficit fiscal vía una mayor recaudación logrando sustentar el nivel de deuda pública del país. Ni qué hablar de que esto es los que desea el propio FMI, cuya acreencia con Argentina requiere de una recuperación económica para que pueda cobrar lo que le debemos.

La esencia de este proceso reside en que sólo con una mayor credibilidad en el mediano plazo, dicho círculo virtuoso puede operar ya que, con un aumento de inversión, los empresarios esperan obtener su recompensa: mayores beneficios. No hay hoy otra alternativa en el presente.

En el pasado, las políticas de redistribución del ingreso vía subsidios y planes permitían expandir la actividad económica con mayor volumen de ventas, en la actualidad muestra que este camino está agotado.

Las propias expectativas, basadas en un déficit fiscal insostenible llevan a un futuro incierto, de mayor precaución y, por ende, de menor gasto de los consumidores. La ayuda estatal es así, inefectiva.

El regreso de los controles de precios

Qué puede ocurrir a partir de las medidas de controles de precios de 1.420 productos
Qué puede ocurrir a partir de las medidas de controles de precios de 1.430 productos

La nueva saga de controles de precios de más de 1.430 productos, establecida esta semana por la Secretaría de Comercio, sin consenso con los empresarios (los cuales fueron acusados de obtener ganancias extraordinarias a costa de los consumidores), lejos está de viabilizar el clima de negocios vía mayor inversión.

Las mismas no tendrán el efecto esperado porque no hay un plan económico que ordene lo que va a pasar cuando los controles finalicen el 7 de enero próximo. Esto es lo que preocupa a los empresarios.

Y, lo más probable es que conduzcan a agravar el problema de la disponibilidad de los bienes afectados porque si no se pueden recuperar costos, pues no habrá ventas. O bien, si el poder de policía es débil en controlar la efectividad de los nuevos precios falla, la consecuencia será que los mismos subirán, por más que se declame lo contrario.

Si todo el mundo es consciente de esto, lo único que se trata con los nuevos controles es llegar a las próximas elecciones con un resultado mejor que el de las PASO. Si esto se logra, el Gobierno podría sostener más allá del 14 de noviembre las mismas. Pero, por supuesto, tiene "patas cortas".

La meta no es el crecimiento y el bienestar de los ciudadanos. Es sólo electoral. Por ende, lo que queda flotando es, para después de la contienda, qué esquema político y económico se definirá para no sólo acordar con el FMI un plan creíble sino qué clima de negocios y de inversión instalará en Argentina.

Los controles pueden durar un tiempo; a largo plazo se necesita un consenso político que brinde las bases institucionales y culturales de un nuevo capitalismo en Argentina.

*Flavio Ernesto Buchieri es Director de la nueva carrera de Lic. en Economía Empresarial de la UCEMA

Temas relacionados