Falabella, Danone, Ferrero y un éxodo sin fin: más empresas se van de Argentina o achican su negocio

Falabella, Danone, Ferrero y un éxodo sin fin: más empresas se van de Argentina o achican su negocio
El declive financiero y comercial que evidencia el mercado doméstico acelera la pérdida de inversores internacionales. El éxodo y sus casos más resonantes
Por Patricio Eleisegui
10.04.2021 17.38hs Negocios

La decisión de Falabella de poner punto final a su negocio mediante locales a la calle añadió una página más a la novela del éxodo de empresas que se escribe en la Argentina de pandemia. Si bien la firma de origen chileno activó el achique en septiembre del año pasado, lo cierto es que el cierre de sus puntos de venta en la porteña peatonal Florida, Martínez y Rosario, debe leerse como una confirmación de que la salida es una tendencia consolidada y que no hay titubeos entre las compañías que "levantan campamento".

Esta semana, y mediante un escueto comunicado al que accedió iProfesional, la cadena expuso que la decisión respondió a un intento por "hacer sustentable la operación en Argentina", además de señalar que, como en los cierres iniciados en 2020, "este proceso contempla un plan de retiro voluntario para todos los colaboradores de las tiendas que cesarán sus actividades".

En el ámbito comercial señalan que el final de los locales de Florida, Martínez y Rosario consolidó la pérdida de al menos 500 puestos de trabajo. La empresa indicó que a nivel doméstico sólo mantendrá su negocio de comercio electrónico.

Analistas financieros señalaron que las ventas de la cadena en el país cayeron más del 37 por ciento durante el último año. En cambio, la empresa incrementó su facturación en Chile y Perú.

"En términos de negocio, Argentina ha tenido un desempeño peor al del resto de los países. Tiene que ver con tipo de cambio, que afecta mucho el valor de los ingresos al pasar los resultados. Además, aunque durante el año pasado todo el negocio se vio afectado, en Argentina se sintió más", indicaron los expertos.

Falabella baja las persianas de sus tres últimos comercios

A la par del momento que transita Falabella, también en este comienzo de abril el grupo alimenticio Ferrero avisó que reestructurará su negocio en la Argentina.

Tal como expuso este medio, la casa matriz del holding nacido en Italia definió un nuevo modelo de negocio más pequeño y acorde a la visión que desde el extranjero se tiene sobre el mercado de consumo local, retraído y cada vez con menos demanda.

De esa forma, la filial argentina del fabricante de productos como los huevos Kinder, los bombones Ferrero Rocher, el dulce Nutella y las pastillas Tic Tac inició una reorganización de su logística y readecuó su cadena de distribución para acomodar sus gastos.

Ferrero mantiene ahora un proceso de achicamiento de operaciones, estructura de ventas y cadena de distribución. Además, despidió personal de venta y de su fábrica de Cardales, donde tiene una pequeña producción de huevos Kinder ya que el resto, incluyendo los Tic Tac, se importan.

Los movimientos de esta compañía ocurren mientras crece la incertidumbre respecto de qué ocurrirá con la operación local del grupo francés Danone. A principios de marzo, se conoció que la compañía inició la búsqueda de un comprador para las etiquetas Ser, Villavicencio y Villa del Sur de su línea de aguas.

El eventual traspaso, según fuentes del sector alimenticio, llegaría de la mano del banco Lazard, habilitado mediante un mandato para iniciar el diálogo con potenciales interesados.

La danza de candidatos ya acumula algunos nombres. Peñaflor, la también doméstica Refres Now -dueña de Manaos-, el grupo Gancia, y la chilena CCU, son algunas de las empresas con potencial interés en las marcas que hoy produce y comercializa la francesa.

Hoy por hoy, la división de aguas representa el 30 por ciento de la facturación de Danone en el país. Los productos en cuestión evidenciaron una suba de sólo el 10 por ciento en 2020, mientras que los costos del negocio treparon al menos un 40. Semejante diferencia asoma como uno de los argumentos que explicarían la decisión de la empresa europea.

El movimiento de Danone se alinea con lo dispuesto en octubre del año pasado. En la segunda mitad de ese mes se informó la decisión de poner en revisión las operaciones en la Argentina.

En concreto, la empresa puso en evaluación su estructura para llegar a un diagnóstico este año. A mediados de 2021, la empresa comunicará si sigue como hasta ahora, busca un socio o directamente pone en venta sus activos.

Según pudo saber iProfesional, el valor de los activos de la empresa en el país ronda los 550 millones de dólares y, dado el momento económico del país, están primeros en la lista de aquellos de los que la empresa analiza evaluar. La firma suma alrededor de 6.000 empleados en la Argentina y acumula tres años con números financieros en rojo.

Danone acumula tres años de números en rojo en la Argentina.
Danone busca comprador para sus líneas de aguas Ser, Villavicencio y Villa del Sur.

Las que se fueron retirando

Prácticamente sin pausa, la oleada de empresas que se retiraron de la economía local fue un movimiento dominante en 2020 y todo indica que ese proceso seguirá profundizándose a lo largo de este año.

Durante febrero pasado, LAN Argentina -pata local de LATAM- comunicó su cierre oficial y definitivo luego de la interrupción de los vuelos de cabotaje establecida a mediados del ejercicio pasado.

Esto más allá de que luego la misma aérea elevó un pedido ante la Administración Nacional de la Aviación Civil (ANAC) para operar desde el Aeroparque porteño. De alzarse con ese aval, la firma utilizará la terminal sólo para sus vuelos regionales.

Justamente a lo largo del 2020, iProfesional detalló en reiteradas oportunidades el éxodo predominante. Sólo entre el final de diciembre pasado y este primer tramo de año firmas como Petrobras partieron definitivamente del escenario local. También Asisc, siguiendo los pasos de otras marcas de indumentaria, dejó sus operaciones en manos de un grupo franquiciante.

A mediados del último mes de 2020, la brasileña Peixe vendió la ex Groupon Argentina a la local Agrupate.com y también se despidió del país. Casi a la par, este medio expuso la voluntad de Telefónica de retirarse de la Argentina, aunque la empresa reconoce que por la recesión dominante no aparecen compradores para su filial.

Un poco antes, a principios de noviembre de 2020, el Grupo De Narváez se quedó con las operaciones locales de Walmart, luego de firmar un acuerdo con los propietarios de la cadena de hipermercados oriunda de los Estados Unidos.

A fines de octubre, en tanto, Brightstar, una ensambladora de celulares ubicada en el polo tecnológico de Tierra del Fuego, decidió "levantar campamento" ante el contexto económico adverso. En septiembre fue el turno de Glovo: la app de delivery vendió sus operaciones a Delivery Hero, la controlante de PedidosYa.

Agosto de 2020 fue el mes en que cayó el telón para las operaciones de la Qatar Airways en la Argentina. A principios de ese mismo período, Emirates Airlines confirmó el final de la ruta Dubai-Buenos Aires.

Walmart pasó a manos del Grupo
Walmart pasó a manos del Grupo De Narváez en noviembre del año pasado.

Más y más salidas

En febrero de 2020, y tras haber perdido mucho mercado a manos de Adidas, su eterno rival en la Argentina y en el resto del mundo, Nike comunicó su decisión de irse del país y dejar sus operaciones locales a manos del Grupo Axo.

Sin embargo, a principios de diciembre la firma informó junto a Axo que, finalmente, acordó "rescindir el acuerdo de compra y venta para la transición del negocio a un socio distribuidor". Luego trascendió que la compañía retomaría en breve la búsqueda de un nuevo comprador para su negocio doméstico.

Por el lado de Adidas, el gigante europeo puso en reestructuración su operación y avanzaría tanto con el cierre de locales como en el achique de su plantel de empleados.

Otras salidas de la Argentina: en enero siempre de 2020 la compañía estadounidense de monopatines Lime avisó que dejaba Buenos Aires, después de haberse instalado en septiembre del año anterior.

Durante el mes de julio, el laboratorio multinacional de origen francés Pierre Fabre, controlante de marcas de dermo cosmética como Avène y Ducray, vendió su planta en la localidad de Virrey del Pino a la local Sidus.

También en el transcurso de ese mes, la autopartista Saint-Gobain Sekurit, fabricante global de parabrisas, cerró su planta de Campana poniendo fin a 150 empleos. En julio además definieron su salida las unidades de pinturas para autos de BASF y Axalta.

Un mes antes, PPG Industries, otra "peso pesado" del rubro, también oficializó la decisión de retirarse de la Argentina.