Estados Unidos apunta contra "políticas intervencionistas" en la Argentina

Estados Unidos apunta contra "políticas intervencionistas" en la Argentina
El trabajo anual del Departamento de Estado sobre el clima para inversiones, apunta contra los controles de capital y las restricciones comerciales
Por iProfesional
22.07.2021 08.17hs Política

Un informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos advierte que "la incertidumbre económica, las políticas intervencionistas, la alta inflación y el estancamiento" han impedido que la Argentina "maximice su potencial".

En el diagnóstico volcado en un trabajo llamado "Declaraciones sobre el Clima para las inversiones", en el capítulo argentino, considera que "los controles de capital, las restricciones comerciales y los controles de precios aumentan la distorsión económica que obstaculiza el clima de inversión en el país".

El informe, que se realiza en forma anual, es una visión sobre el ambiente para los negocios en más de 170 países que son mercados potenciales o destinos de inversiones para compañías de los Estados Unidos.

El trabajo pondera algunos aspectos de la Argentina, especialmente su riqueza potencial en varios campos y su recurso humano.

Se señala que "la Argentina presenta oportunidades de inversión y comercio, particularmente en agricultura, energía, salud, infraestructura, tecnología de la información y minería".

En otro pasaje, se califica a los trabajadores argentinos entre "los más educados y capacitados de América Latina".

Para Estados Unidos, Argentina tiene a los trabajadores más capacitados de la región pero hay obstáculos para invertir
Para Estados Unidos, Argentina tiene a los trabajadores más capacitados de la región pero hay obstáculos para invertir

No obstante, en el informe que relevó Noticias Argentinas se señala que "la incertidumbre económica, las políticas intervencionistas, la alta inflación y el estancamiento económico persistente han impedido que el país maximice su potencial".

"Tanto las empresas nacionales como las extranjeras señalan con frecuencia una carga fiscal alta e impredecible y leyes laborales rígidas, que dificultan la respuesta a las condiciones macroeconómicas cambiantes, como obstáculos para una mayor inversión en la Argentina", se expresó en el trabajo.

Por otro lado, se indica que "el gobierno de (Alberto) Fernández no tiene una mesa redonda de negocios formal u otro diálogo establecido con inversionistas internacionales, aunque sí se relaciona con empresas nacionales e internacionales".

Llega ayuda del FMI: ¿en qué deberían usar los u$s4.300 millones?

En medio de la escasez de dólares, la Argentina está a tan solo unas semanas de recibir un desembolso en concepto de Derechos Especiales de Giro (DEG) por parte del Fondo Monetario Internacional a causa de la pandemia. 

La Argentina votó este martes a favor de la asignación de los DEG del FMI a sus países miembros, informó el Ministerio de Economía. Además, el ministro Martín Guzmán afirmó que el país busca "crear un mecanismo" para que los fondos se redistribuyan en mayor medida hacia los países que -como Argentina- necesitan liquidez.

La nueva asignación se distribuirá entre los países según su cuota de participación en el organismo, y la Argentina recibirá u$s4.355 millones en agosto. El Palacio de Hacienda señaló en un comunicado que el aporte del FMI "permitirá fortalecer la posición cambiaria del país".

En este contexto, el destino es parte de una disyuntiva dentro del Gobierno.

Las diferencias en Casa Rosada sobre lo que se debe hacer con ese dinero llegaron incluso a ser expuestas públicamente por algunos de los principales referentes del oficialismo. De hecho, luego de que el Ministerio de Economía diera a conocer su intención de saldar deuda con el desembolso del organismo, referentes del Frente de Todos reclamaron que la prioridad apuntara a la asistencia por Covid y no al pago de vencimientos.

Creado en 1.969 por el Fondo, el DEG es un activo de reserva internacional para complementar las reservas oficiales de los países miembros. Tal como aseguró la titular del organismo, Kristalina Georgieva, en esta oportunidad significará "una inyección de ánimo para el mundo".

La Argentina votó este martes a favor de la asignación de los DEG del FMI a sus países miembros

Si bien utilizar el desembolso para programas y políticas públicas con el fin de resolver los problemas derivados de la pandemia podría aliviar la tensión política, es probable que genere aún más tensión cambiaria en un contexto en el que el Gobierno se vio obligado a endurecer el cepo.

Salud, reducción de la pobreza, generación de empleo y vivienda fueron algunos de los puntos a los que se refirió una declaración del Frente de Todos aprobada en el Senado meses atrás con el objetivo de que el Ministerio de Economía dispusiera los Derechos Especiales para gasto social.

Las diversas posturas en el Gobierno quedaron expuestas. Por ello, el FMI remarcó "diferencias significativas de opinión dentro de la alianza política del presidente Fernández sobre la dirección que deben tomar".

Mientras tanto, el organismo negocia con la Argentina un Programa de Facilidades Extendidas a diez años de plazo, en el marco de una deuda que supera los 44.000 millones de dólares. Además, asegura que se llevaron a cabo reuniones "muy productivas" con el ministro de Economía, Martín Guzmán, a lo largo de la realización del G20.

¿Cuál debería ser el destino de los Derechos Especiales de Giro?

"En teoría, los DEGs se pueden usar en lo que el Gobierno decida. Sin embargo, en la medida en que no tengamos un acuerdo con el FMI, no tendrá más remedio que usarlos para pagarle al Fondo los vencimientos de este año", consideró en diálogo con iProfesional Héctor Torres, ex representante de la Argentina ante el Fondo Monetario.

De ese modo, subrayó: "Entrar en default con el FMI nos cerraría todas las líneas de financiamiento, incluyendo el bilateral, el del Banco Mundial y el del BID. Complicaría las operaciones de comercio exterior y nos empujaría a un default con los acreedores privados, tanto en dólares como en pesos".

"Un escenario de catástrofe que, salvo que Vladimir Putin o Xi Jinping, dos fantasías recurrentes, quieran hacerse cargo, nos obligaría a firmar un programa con el FMI que, tanto ellos como nosotros, sabremos que no se va a cumplir. Más que preguntarnos qué se puede hacer con los DEGs, tenemos que preguntarnos qué vamos a hacer con el poco tiempo que nos queda", analizó Torres.

Damián Pierri, docente de la Universidad Carlos III de Madrid e investigador en el Instituto Interdisciplinario de Economía Política de Buenos Aires, evaluó que los Derechos Especiales de Giro "alcanzarán para llegar a una renegociación de acá a las elecciones".

Advierten que utilizar los DEGs para contener la crisis social implicaría un "efecto negativo sobre las reservas"

El Gobierno debe prestar especial atención a las reservas, dado que "actúan fuerte para contener la nominalidad", destacó el economista, quien advirtió sobre las consecuencias de "ceder ante el ala político del Senado".

Es que utilizar los DEGs para medidas que intenten contener la crisis social implicaría "actuar en contra de la estabilidad" y, a su vez, generaría un "efecto negativo sobre las reservas".

"En este contexto, sería pegarse un tiro en el pie", manifestó Pierri en declaraciones a este medio, mientras pronosticó que también "generaría ruidos desde el punto de vista del contado y el blue".

Por ello, el Gobierno debería buscar una manera de "compensar el gesto" y realizar un "análisis integral, más allá de las deudas sociales". "Sería muy contraproducente en un contexto en el que hay un mercado muy frágil", insistió.