A 30 años: el día en que Pablo Escobar se entregó para ir a una cárcel que el mismo construyó

A 30 años: el día en que Pablo Escobar se entregó para ir a una cárcel que el mismo construyó
Lo hizo el mismo día en que el gobierno colombiano votara la no extradición de narcotraficantes a Estados Unidos. Cómo era el lugar
Por iProfesional
19.06.2021 12.09hs Recreo

Pablo Escobar, el nombre más emblemático de la historia del narcotráfico y la criminalidad de Colombia y uno de los hombres más ricos del mundo gracias a sus negocios con la cocaína, tomaba el 19 de junio de 1991 una decisión fríamente calculada: entregarse a la Justicia de Colombia.

Pero, claro, pasar sus días en la cárcel no fue una actitud apresurada sino una aceitada negociación para proteger su vida. Fue a una cárcel con todos los lujos, sólo para él y sus secuaces. Y lo hizo nada menos que el mismo día en que el gobierno colombiano votara la no extradición de narcotraficantes a Estados Unidos.

Todo el proceso de entrega de Pablo Escobar fue de película. Aquel 19 de junio al mediodía, la Asamblea Nacional Constituyente había aprobado la no extradición para colombianos. Cincuenta y un delegados votaron sí; 13, no, y 4 se abstuvieron.

Un día marcado para siempre

A las cuatro de la tarde, en un jeep y con el rostro cubierto, ingresaron en la cárcel de Envigado cuatro de los lugartenientes del jefe del narcotráfico, entre ellos John Jairo Velázquez, considerado el tercer hombre del cartel de Medellín, recuerda la crónica del diario El País.

Poco después se conocía la gran noticia: Pablo Escobar Gaviria se había entregado a la justicia colombiana. Un helicóptero lo recogió en un lugar montañoso y selvático y lo transportó hasta la cárcel de Envigado, según contó después el sacerdote Rafael García Herreros, un hombre clave en toda esta trama.

Hubo otra versión de cómo se entregaba el jefe del Cartel de Medellín y el hombre más buscado en los últimos años por los organismos de seguridad colombianos: la que dice que desde las ocho de la mañana, Pablo Escobar estaba en la Gobernación. Allí se habría reunido con el padre Rafael García Herreros, con el procurador general de la Nación, Carlos Arrieta, con el gobernador Iván Echevarri y con la directora de Instrucción Criminal, Marta Hurtado.

Dicen que desde el despacho oficial, Pablo Escobar vivió paso a paso el debate y proceso de votación que eliminó la extradición de la legislación colombiana. Así se cumplía la frase adjudicada a los narcos: "Preferimos una tumba en Colombia a una celda en Estados Unidos".

Un mensaje singular

"Pablo está cansado de su vida irregular. Es un hombre acorralado que quiere cambiar su vida. Por esto está decidido a entregarse a la justicia", había dicho el sacerdote Rafael García Herreros dos meses antes cuando, para sorpresa de los colombianos, este religioso iniciaba un proceso de acercamiento con el hombre señalado como uno de los grandes criminales de la historia de Colombia.

A cambio de su entrega voluntaria, Pablo Escobar exigió un tratamiento respetuoso y garantías para su vida durante el tiempo de reclusión. Vaya si lo tuvo: armó en la cárcel de Envigado, llamada "La Catedral", su bunker donde junto a sus secuaces siguieron manejando sus negocios criminales.

En la biografía de Pablo Escobar de 2004, (Ruiza., Fernández y Tamaro), se recuerdan aquellos años de plomo y muerte que sufrió Colombia de la mano del Cartel de Medellín. Es que Estados Unidos veía como cada vez más los capos del narcotráfico querían tomar cada vez más participación en la política, y ejerció presión al gobierno colombiano para forzar la extradición de los cabecillas. Entre ellos, Pablo Escobar.

Pero la reacción de la mafia fue a su manera, criminal, sembrando muerte y violencia a su paso. Hubo una lista llamada "Los Extraditables", que incluía a Escobar, que jugó a todo o nada y embarcó al país en una espiral de violencia, con atentados a políticos y una ola de violencia en espiral. Hasta que aquel 19 de junio de 1991, el Congreso le daba el salvoconducto, votando la ley que impedía entregarlos a Estados Unidos.

sdsa
Pablo Escobar prefirió entregarse a la justicia de su país en lugar de ser extraditado a EE.UU.

El rol del padre García Herreros

El sacerdote colombiano Rafael García Herreros no sólo fue conocido por crear el programa de televisión más antiguo de Colombia (El minuto de Dios), sino que nombre dio la vuelta al mundo por ser clave para que Escobar se entregara a la justicia. Hubo rumores y críticas por la cercanía del padre García con Escobar.

García Herreros, fundador de la Corporación Minuto de Dios, se caracterizó por ser un hombre de diálogo, y sus últimos años de vida los entregó a buscar una salida de la guerra que emprendió el Cartel de Medellín y que dejó cientos de muertos en el país.

La relación entre el presbítero y Escobar estuvo rodeada de misticismo, llegaron a decir que era una amistad. De hecho, la misma Conferencia Episcopal Colombiana llegó a criticar el extraño acercamiento entre García Herreros y Escobar:"Una cosa es la conversión y el arrepentimiento, y otra muy distinta presentar a un delincuente como un ejemplo", le recordó la autoridad católica, según cuenta el sitio Eje 21.

García Herreros fundó el barrio Minuto de Dios en Bogotá y una entidad sin ánimo de lucro que lleva el mismo nombre. Era conocido en Colombia por el espacio televisivo ‘El minuto de Dios’, que se transmitía antes del noticiero en los principales canales. Y fue en uno de esos micros en el que contaba que Pablo Escobar "quiere hablar conmigo, un humilde cura".

Fue en abril de 1991 que García emitió un extraño mensaje en ‘El minuto de Dios’. Dijo estar dispuesto a dialogar con Pablo Escobar en alguna playa del Caribe, aun incluso a riesgo de morir en un eventual tiroteo. La intervención señalaba lo siguiente: "Me han dicho que quiere entregarse. Me han dicho que quiere hablar conmigo, ¡oh mar, oh mar de Coveñas!, a las cinco de la tarde, cuando el sol está cayendo. ¿Qué debo hacer? Me dicen que él está cansado de su vida y con su bregar, y no puedo contárselo a nadie, mi secreto. Sin embargo, me está ahogando interiormente".

El sacerdote dijo, además: "Me dicen que él quiere hablar conmigo, un humilde cura, que no soy obispo, ni canónico, ni siquiera vicario episcopal. Me manda decir que crea en él, que él es un hombre de palabra. Le pregunté si huiría de mí, de mi lado, me dijo que no".

Al final de la intervención transmitida en todo el país, el padre reconoció que no sabía qué hacer, y cerró con la popular frase:"Dios mío, en tus manos colocamos este día que ya pasó, y la noche que llega". García Herreros logró que Pablo Escobar se entregara, pero el narcotraficante y criminal siguió delinquiendo en "La Catedral".

dasfdasf
Detrás de la máscara de "cárcel de máxima seguridad" se escondían lujosas habitaciones

Cómo era "La Catedral"

"La Catedral", la exclusiva cárcel a la que accedió Pablo Andrés Escobar Gaviria, estaba en una aldea del municipio de Envigado, vecino a la ciudad de Medellín. Y la realidad es que detrás de la máscara de "cárcel de máxima seguridad" se escondían lujosas habitaciones, salas de juego, gimnasio, una catarata natural y hasta cancha de fútbol, y tenía abiertas las puertas sin restricciones a familiares, amigos y socios del narcotraficante. Incluso, se dice que lo refaccionó el propio Pablo Escobar. En aquellos tiempos, los medios periodísticos lo llamaban "Cárcel de Máxima Comodidad".

Con vistas privilegiadas de Medellín, Escobar controlaba sus negocios mafiosos, ordenaba asesinatos y celebraba fiestas en las que se derrochaba alcohol, drogas y mujeres junto a sus secuaces, algunos de ellos también "detenidos" en esa cárcel.

Cuando salieron a la luz estas actividades a través de la prensa, el presidente Gaviria se vio obligado a trasladar a Escobar a una prisión de verdad, pero "El zar de la cocaína"  se enteró de esa decisión y en la noche del 21 de julio de 1992 se "fugó". Se fue por los fondos de la cárcel, abiertos y sin seguridad. Siempre hizo lo que quiso. Y ese día decidió huir.

Con Escobar fugado, "La Catedral" quedó vacía y los vecinos de Envigado, convencidos de que sus muros escondían una fortuna, saquearon durante meses piedra a piedra el edificio. Nunca hallaron nada.

Recreo en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído